Instrucciones

para no ser robado

  • 01.
    01.

    Intimide antes y vencerá. Si está en una situación de peligro, hable en su misma jerga, escupa, luzca rudo, haga señas con sus manos al estilo Mara Salvatrucha.

  • 02.
    02.

    No está de más aprender karate o simular saber algún arte marcial, por ejemplo haga la patada de Karate Kid.

  • 03.
    03.

    Lleve una Billetera de backup, dependiendo la zona por la que ande incrementa el número de billeteras que tendrá que cargar. Tampoco llegue al punto de tener cinco cédulas porque correrá el riesgo de ser arrestado.

  • 04.
    04.

    Cuando coja taxi en la calle, haga o simule una llamada diciendo que ya va para su lugar de destino, mejor si dice que lo recojan en la esquina o cosas por el estilo. En lo posible no llame a su mamá, novia o alguien que le implique hablar como un idiota.

  • 05.
    05.

    Si su mamá y su papá le han mencionado que en las sillas del fondo de las busetas o ejecutivos aumenta más el riesgo de ser robado - y más si usted está en la silla contra la ventana- hágales caso, ellos algún día fueron robados así. 

1. Procure no andar siempre en manada. Así quiera sentirse seguro con otros siete primíparos iguales que usted. Caminar con ellos de arriba para abajo por la universidad será el primer síntoma que evidencie su trágica soledad y el miedo a lo desconocido.

2. Tenga cuidado cuándo pase por una zona pública -por ejemplo en la Facultad de Diseño de la Universidad Javeriana- si observa en pleno centro una moneda en el piso. No piensa que es cuestión de suerte, la moneda está pegada al suelo y su función es hacerlo pasar el ridículo frente a todos los estudiantes que se encuentran alrededor del lugar.

3. No  haga el oso de preguntarle a los otros estudiantes de su universidad en dónde queda tal edificio, tal salón o facultad. Es preferible averiguar con algún celador, ir a puntos de información de la universidad –por más lejos que quede- o volverse experto en mapas universitarios, antes que andar preguntándole a todo el mundo y dar papaya.

4. No crea en los mitos que dicen sobre que si pasa por debajo de un árbol o un monumento y suena una trompeta, es que usted es virgen o se va a casar. Evite estos lugares y esté atento de esos maléficos expertos en hacer  primíparadas, como por ejemplo, los que arrojan desde un quinto piso bombas de agua a los recién llegados.

5. Tenga cuidado los primeros viernes en la universidad, hay quiénes se divierten burlándose e incitan a los primíparos a pegarse una terrible borrachera en los andenes al frente de la universidad. No haga un show ridículo cuando le tengan el pelo para vomitar o no se pueda sostener a eso de las 5:00 pm, hora en que la rumba ni ha comenzado.