En portada 

Existen, en la infinidad del mundo, varios tipos de belleza, pero La Belleza en Bogotá es un increíble pesebre anclado en medio de los Cerros Surorientales, desconocido por muchos y valorado por pocos.

Sí, hay un barrio en esta atareada y caótica ciudad, un tanto aislado y olvidado que se llama La Belleza. Ubicado en la localidad de San Cristóbal a unas dos horas del aeropuerto, este lugar, de casas hechas en ladrillo y donde los techos son de nube, cuenta con unas cinco empinadas calles a lo ancho y con otras cuatro a lo alto. El frío es incesante y avasallante y no importa si eres o aparentas ser. Es un lugar donde a pesar de la precariedad económica sobresale la riqueza humana. Niños sonriendo cultivantes de inocencia, miscelánea de aromas que se mezclan con la brisa que baja de la montaña hasta toparse con el inigualable paisaje. Casas de colores construidas con esfuerzo.

 

La zona puede parecer intimidante, pero a medida que se avanza, uno puede conocer más a fondo la realidad del lugar. La presencia de una cámara fotográfica no dejó de ser cautivante para los habitantes del sector, pero con un buen trato también se fueron involucrando con la visita. Los pocos restaurantes del sitio estaban llenos de conductores que culminan su maratónica labor en este barrio. Las estrechas calles son escenarios propicios para la reunión de amigos y las ventanas de las casas sirven de marco para que los viejos del barrio observen lo que a su alrededor pasa. 

 

 

 

La belleza en La Belleza es mirar atrás y divisar la magnitud del cielo, mirar adelante y admirar la inmensidad de la urbe. La belleza es jugar en las calles con los perros indigentes y esconderse de los amigos en los pintorescos callejones . Es saludar aquí y allá con una amigable sonrisa, sin necesidad de compinchería o tarjeta de presentación. Es escarbar en la tienda de antigüedades de Don Chucho y pensar en la historia de cada producto, o caminar por la principal observando el desfile de busetas vacías y los avisos de los establecimientos comerciales, todos con un nombre común: La Belleza… cierre

 Nota: Andrés Salazar Bernal es periodista de Bacánika. Es amante de la salsa y de escribir en las noches.