Escrito por 

En portada

Lo orgánico como posibilidad de una mejor alimentación con menos impactos sobre el medio ambiente y lo orgánico como una etiqueta que se le da a un sistema antiguo de producción y con el que algunos productos tienen un precio demasiado alto para algunos.

dianagerminario2



Sobre lo orgánico...

Diana García, dueña del restaurante Germinario, nos cuenta en estos puntos por qué lo orgánico va sobrepasando los métodos de consumo y producción en el mundo entero.

Con el paso del tiempo y una constante búsqueda de nuevas tendencias que apuntan a un mejor estilo y calidad de vida, encontramos que la alimentación es base indispensable en el crecimiento y desarrollo de todo ser humano. Por esto han aparecido diferentes tendencias de salud, belleza, estética, estilo y moda.

Uno de los factores que más ha tomado fuerza en los últimos años es el de los productos orgánicos cuando surge una preocupación por parte del consumidor acerca de sus hábitos alimenticios como respuesta para proteger el medio ambiente.

1.¿Qué es un producto orgánico?

Son orgánicos los alimentos que durante sus etapas de producción, NO utilizan fertilizantes, herbicidas, o pesticidas químicos; como tampoco los suelos en los cuales son cultivados.

2.¿Cómo se identifican los productos orgánicos?

Los productos no ecológicos son asociados a simple vista por su estética, poseen formas, tamaños  y colores uniformes. Los productos ecológicos son irregulares y tienen formas y tamaños variables, no se ven perfectos, pero su olor y sabor es más natural.

3.Calidad, salud y nutrición…

Los alimentos orgánicos poseen mayor valor nutritivo porque se producen respetando los tiempos de crecimiento natural, lo cual permite que sinteticen los azúcares y nutrientes del suelo. Así arrojan una mayor calidad nutritiva. Las verduras y frutas orgánicas tienen niveles de antioxidantes más elevados que los alimentos de producción intensiva.

4.Consecuencias sobre el medio ambiente….

El manejo de agroquímicos ha traído consecuencias negativas al medio ambiente, como la  pérdida de  fertilidad en los suelos y  contaminación de las aguas (afectando  los mantos  freáticos), además de alterar la biodiversidad en los ecosistemas.

5.Restaurantes orgánicos

En un restaurante de este tipo se abre las puertas a los amigos de la cocina natural y saludable; a aquellas personas  que sienten preocupación por el medio ambiente y a quienes buscan hábitos alimenticios de consumo saludable y a todos los que se sientan atraídos por vivir una experiencia gastronómica única.

6.Y en Germinario…

Germinario cuenta con un chef egresado del Sena con experiencia de 8 años; Andrés Pinzón, su principal influencia es la cocina clásica francesa, que  enriquece la variedad de productos orgánicos los cuales varían a las cosechas del momento; esto influye en que no manejemos una carta menú, así generamos menos sobrantes y un mejor aprovechamiento de productos en el momento de la preparación. El montaje de nuestros platos es variado y enriquecido a base de ensaladas, verduras frescas, jugos 100 por ciento naturales, cremas vegetarianas, proteína de carne blanca y roja, harina, verduras calientes y postres hechos allí mismo.

noorganika

 

Consideraciones sobre los productos orgánicos...

Diana Prada, periodista de Bacánika, escéptica y perspicaz, nos da una mirada sobre los puntos débiles de lo orgánico…nada en contra, tips para mejorar, tips para alcanzar… 

1. Son caros.

Los productos orgánicos suben entre un 20 por ciento y un 40 por ciento más del valor de los convencionales. La comida se convierte en un lujo y en un factor excluyente, porque lo correcto sería que todos tuviéramos acceso a una alimentación sana. Esto conlleva a que los que no pueden comprarlos estén condenados a la obesidad y a seguir consumiendo productos saturados de químicos. 

2.Para el productor también es costoso cultivarlos.

La alimentación orgánica sale de las fincas y, aunque hay un amplio mercado de productos no certificados, los que quieren ponerle un sello de acreditación a sus productos para exportar, tienen que pagar. Hay que contratar una empresa privada que garantice el origen y el procesamiento de los alimentos. Estos deben contener por lo menos un 95 por ciento de ingredientes orgánicos. El alto costo de la certificación es uno de los mayores inconvenientes que tienen los productores que quieren exportar o posicionar su marca. 

3. Ya existía.

Lo que hoy se llama agricultura ecológica u orgánica es la forma de cultivo que existía antiguamente. Estaban los modos tradicionales de cultivar como la chagra, el acolchado y la integración y rotación de cultivos. Es hasta mediados del siglo XX que, con los avances científicos y la modernización, Colombia adopta la tecnología agroquímica. Ahora, que se muestran los estragos del exceso de uso de suelos y de insumos sintéticos, se vuelve a lo tradicional, solo que bajo la etiqueta alternativa y moderna de orgánico se transforma en novedad y exclusividad. 

4. No toda la agricultura orgánica es sostenible.

Existen dos variables principales para preferir los productos orgánicos. Una es el cuidado del medio ambiente: evitar la contaminación de aguas y que se acabe el suelo fértil. La otra es que son más saludables porque se elaboran sin productos sintéticos. En la actualidad no toda la agricultura orgánica es sostenible, la que se practica de forma intensa y se preocupa más por el mercado, también puede deteriorar el ambiente. Por otro lado, argumentos como los del inglés Lord Krebs, experto en nutrición, y de la Food Standards Agency del Reino Unido aseguran que no existen evidencias contundentes que demuestren que la comida orgánica es mejor que la producida con métodos industriales. 

5. Hace falta capacitación, financiación e información

Para que, tanto campesinos como familias, adopten la agricultura orgánica. El Ministerio de Agricultura y la FAO adelantan talleres y programas de capacitación en veredas y localidades que muestran que la agricultura ecológica puede beneficiar no solo a los grandes productores sino que puede adaptarse a la huerta de la casa para producir alimentos orgánicos de consumo familiar, que ayuden a mitigar la escasez y la mal nutrición. En Colombia los consumidores son, en su mayoría, personas de clase media alta que se preocupan por la ecología y su salud alimenticia. 

6. Falta un mejor uso del suelo.

En Colombia hay que potenciar la agricultura y promover un mejor uso del suelo. De las 14´362.867 hectáreas de tierra que podrían usarse para la agricultura, el país apenas utiliza 5´317. 862. En el caso de la ganadería, que deja el suelo inservible para cultivar, el uso potencial es de 19´251 .500 y se usa para esta actividad 40´083.171. Tan solo 50 mil hectáreas están certificadas en agricultura orgánica. 

Lo orgánico debe ser tomado como mucho más que una moda por comer saludable, debe ser una política agraria. Es un proyecto de sostenibilidad a largo plazo que ofrece posibilidades de abastecimiento, cuidado del suelo, revitalización de la agricultura y una gran posibilidad para el mercado y los agricultores colombianos que podrían aprovechar la fiebre del consumo orgánico en países europeos. cierre