En portada

“El diseño sostenible integra consideraciones de eficiencia en el uso de recursos y de la energía, ha de producir edificios sanos, ha de utilizar materiales ecológicos y debe considerar la sensibilidad estética que inspire, afirme y emocione...”.

A la luz de la existencia de graves problemas ambientales a nivel mundial que atentan contra la misma supervivencia y el bienestar común, se reúne la primera Cumbre Mundial Ambiental de Río de Janeiro en 1992. Allí nace el concepto de sostenibilidad o sustentabilidad. El desarrollo de la humanidad ha de producirse garantizando la salud del planeta en miras de garantizar el bienestar de las presentes y futuras generaciones.

La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo produce la siguiente definición: “El desarrollo que cubre las necesidades actuales sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

A partir de este momento, la arquitectura  produce una reacción importante y una búsqueda por lograr un mejor desempeño del ejercicio profesional mucho más comprometido con el medio ambiente. La IUA, International Union of Architects, y la AIA, American Institute of Architects, define la arquitectura sostenible de la siguiente manera: “El diseño sostenible integra consideraciones de eficiencia en el uso de recursos y de la energía, ha de producir edificios sanos, ha de utilizar materiales ecológicos y debe considerar la sensibilidad estética que inspire, afirme y emocione...”.

Somos los arquitectos responsables de buscar el equilibrio entre dos importantes componentes: el componente técnico y el componente humano.

Lo técnico.

Así pues en el campo de lo hidrosférico, donde el parámetro ambiental es el agua, podemos producir importantes aportes para la conservación de los recursos mediante la aplicación de estrategias como el reciclaje de aguas lluvias, el tratamiento y la reducción de aguas residuales, el reciclaje y tratamiento de las aguas grises, el uso de aparatos ahorradores, utilizando agua reciclada para el mantenimiento de zonas verdes, usando eficientemente el recurso hídrico durante la construcción. En el componente atmosférico se encuentran los parámetros ambientales clima y aire. En relación al primero, la arquitectura debe ser capaz de generar edificaciones relacionadas estrechamente con el clima del lugar donde estén implantadas, aprovechando los beneficios que trae consigo la arquitectura bioclimática, como son la economía de energía y edificaciones sanas que funcionan naturalmente. En segundo lugar se encuentra el aire, recurso que debe conservarse de buena calidad. El componente biótico abarca todo lo relacionado con la biodiversidad, aspecto que generalmente es olvidado por los arquitectos, pero que resulta indispensable tener en cuenta para crear edificaciones en armonía con el ambiente. En primer lugar los arquitectos debemos estudiar la capacidad biótica del lugar donde vamos a implantar cualquier proyecto, con el objetivo de general el menor impacto posible en el lugar. Para esto se pueden plantear estrategias como el manejo de cubiertas verdes o el uso de la vegetación propia del lugar. El componente socioeconómico y cultural, el cual abarca todos los elementos antrópicos como son energía, materiales, residuos, transporte y patrimonio. 

herramientas

Dentro del parámetro de la energía se pueden generar economías produciendo energía a partir de fuentes no convencionales y limpias, también pueden emplearse estrategias bioclimáticas que reduzcan y optimicen el uso de la ventilación mecánica así como el de la iluminación artificial, al mismo tiempo que se mejora la calidad de la edificación al aprovechar la ventilación y la iluminación natural.  Los materiales han de seleccionarse buscando procesos constructivos de bajo impacto ambiental y consumo energético mínimo, además debemos elegir los materiales con las características termo-físicas adecuadas para proporcionar condiciones interiores óptimas, que aseguren la durabilidad de la estructura para que ésta pueda ser reutilizada en el tiempo.

Situación de la arquitectura sostenible en Colombia. 

Nuestro país no ha sido ajeno al movimiento ambiental global. Conscientes de nuestra condición como uno de los lugares más biodiversos del planeta, nuestra legislación ambiental denota un avance considerable. Nuestro marco jurídico incluye, desde la constitución política de Colombia leyes fundamentales. 

En Colombia hemos venido trabajando el tema desde un enfoque profesional y especializado desde 1990, antes de que se produjera la Cumbre Ambiental de Río de Janeiro. Un grupo de profesionales que agrupan varias disciplinas como la ingeniería ambiental, el paisajismo, la ingeniería eléctrica, la iluminación interior, la ingeniería hidráulica y la arquitectura bioclimática han venido desarrollando un trabajo que en sus inicios fue arduo y difícil. Cambiar el paradigma del desarrollo de los proyectos hacia un enfoque ambiental nos llevó alrededor de 10 años. Se destacan profesionales como el ingeniero Mauricio Wiesner, la arquitecta Diana Wiesner, Sabbagh ingenieros, el ingeniero Álvaro Pardo, el ingeniero Julio César García, el arquitecto Agustín Adarve, la arquitecta Esperanza Caro y el arquitecto que escribe estas líneas Jorge Ramírez Fonseca y otros no muy numerosos que seguramente se me escapan y por lo cual me disculpo de manera adelantada. Por convertirnos en pioneros de la aplicación de estrategias de sostenibilidad en nuestro país desde hace varios años, contamos con una nutrida experiencia y un cúmulo de conocimientos producto de la elaboración de muchos proyectos a escala real. 

Actualmente contamos en Colombia con muchos más jóvenes profesionales especializados en cuestiones ambientales. A estos se les suman aquellos cuyo interés radica en la obtención de certificaciones ambientales extranjeras (a la fecha hay solo tres edificios certificados Leed), mientras se pone en funcionamiento la certificación de ‘edificio verde’ colombiana en la cual se está trabajando actualmente. 

En lo relativo a la ciudad de Bogotá, trabajamos actualmente con las Secretarías de Planeación y de Ambiente en la elaboración de la política pública para la construcción sostenible en la ciudad. Política de la cual se desprenden varios instrumentos como la elaboración del código de construcción sostenible de la ciudad de Bogotá, el sistema de certificación de edificaciones sostenibles, el sistema de incentivos estrechamente ligados a aquella acciones voluntarias que se materializan en hechos construidos que ayudan a la sostenibilidad y el Observatorio Ambiental de la ciudad entre otras ligadas al plano jurídico, administrativo y de educación, investigación y desarrollo. 

El costo de la aplicación de conceptos de sostenibilidad a las edificaciones.  

Los estudios de casos concretos elaborados en Colombia han demostrado que la aplicación de estrategias de sustentabilidad tiene en muchas ocasiones una repercusión sobre el costo de la construcción. No obstante las cifras no son aterradoras ya que manejamos principios de low tech como lo mencionaba anteriormente. Un proyecto de arquitectura sustentable cuesta alrededor de un cinco a diez por ciento más que uno realizado bajo criterios de arquitectura tradicional. Existen estrategias que no tienen costo alguno como orientar bien un edificio, utilizar la superficie de vidrio conveniente, manejar de una manera racional los materiales de construcción y usar el sentido común. Puede que se incrementen ligeramente los costos de la inversión inicial pero se producen también beneficios económicos a un inmediato o mediano plazo. En muchas ocasiones se recupera la inversión inicial de una manera automática al prescindir de la compra de costosísimos sistemas de climatización artificial. 

La consecuencia directa de estas aplicaciones resulta en el mejoramiento de la calidad ambiental del espacio y del nivel vida de los usuarios. Un proyecto realizado con esta filosofía, será por sí mismo un modelo a seguir de tecnologías apropiadas para el ahorro de energía, conservación de recursos y donde se producen también beneficios económicos directos como el dejar de invertir en costosos equipos de climatización e indirectos tan importantes como el planear edificios con responsabilidad social. cierre

ALGUNOS EJEMPLOS DE
ARQUITECTURA SOSTENIBLE EJECUTADOS.

 

santodomingo

CENTRO CULTURAL JULIO MARIO SANTODOMINGO / BOGOTÁ, COLOMBIA. 

Edificio de mínima huella en el terreno, respeto por la vegetación existente, pisos exteriores permeables, eficiencia energética sin sistemas mecánicos de climatización, uso de la luz natural…

 

compensar

CENTRO SOCIAL CALLE 94 COMPENSAR / BOGOTÁ, COLOMBIA.

Respuesta innovadora a las difíciles condiciones del lugar, eficiencia energética, termosifón como dispositivo de protección solar, acústica y motor natural de manejo del aire, manejo de la luz natural, manejo de las condiciones acústicas, óptimas condiciones interiores de habitabilidad y calidad del aire, uso de materiales locales, reciclaje de aguas lluvia para piscina y servicios sanitarios, prolongación del espacio público, facilidades de acceso a los sistemas de transporte masivo. 

 

alkos

ALMACEN ALKOSTO CALLE 170 / BOGOTÁ, COLOMBIA. 

Edificio elevado, rodeado de una barrera ambiental vegetal a manera de talud para evitar el impacto acústico de los vehículos sobre los vecinos, eficiencia energética sin sistemas mecánicos de climatización, óptima calidad de aire al interior del todas las áreas, uso de la luz natural y reciclaje y potabilización del agua lluvia.

 

proscol

EDIFICIO PROKSOL / BOGOTÁ, COLOMBIA. 

El edificio, localizado al borde de la autopista norte, se planea para beneficiarse de la vista del Occidente de la ciudad. La fachada que recibe el sol poniente tiene un doble acristalamiento con el objetivo de proteger al interior de la radiación solar directa y funcionar como eficiente sistema de extracción natural del aire viciado de las oficinas.

Nota: Jorge Álvaro Ramírez Fonseca es arquitecto master en Energética y Arquitectura Urbana y Arquitectura Bioclimática, fundador y director del grupo Arquitectura & Bioclimática desde 1991, jurado de diferente proyectos de premios como Lápiz de Acero o CEMEX y docente universitario.