La magia de la respiración

Escrito por 

En portada Ciertos ritmos respiratorios tienen un efecto muy benéfico sobre las emociones negativas. Esta es la verdadera magia de la respiración.

llllllliiiimeditacion

Justo antes de llorar, apenas salimos del vientre de nuestra madre, realizamos el primer acto de nuestra vida: inhalar. En ese instante, al darle la bienvenida al aire en nuestro cuerpo, le dimos también la bienvenida a la vida. Nuestros parientes sonreían a nuestro alrededor mientras nosotros llorábamos al exhalar.  Precisamente la exhalación será, tiempo después, el ultimo acto de nuestra vida y, en ese momento, serán nuestros parientes los que llorarán y, tal vez, nosotros nos reiremos desde arriba. Nadie nace exhalando y nadie se muere inhalando. El primer acto de nuestra vida es inhalar y el último acto de nuestra vida será exhalar. Y entre la primera inhalación y la última exhalación está esto que llamamos nuestra vida. Respirar es la definición de estar con vida.

Muy pocas veces le prestamos atención a este fenómeno de la respiración, que está ocurriendo a cada instante. Afortunadamente la respiración está ocurriendo sola. Imagínense que tuviéramos que acordarnos de respirar. Nuestra vida estaría en riesgo a cada segundo.  El fenómeno de la respiración está ocurriendo sólo, tiene vida propia y esconde muchísimos secretos que nunca nadie nos enseñó. Sólo llevamos la atención a la respiración cuando por algún motivo se agita  o cuando tenemos alguna dificultad para respirar. Cuando corremos para alcanzar el bus, por ejemplo. De otra manera, en muy raras ocasiones escuchamos nuestra respiración.

Sin embargo, el poder de la respiración es develado con la simple observación.  Sólo con prestarle atención unos instantes, ella nos regala sus más profundos secretos. Por ejemplo, nos muestra que cuando inhalamos llevamos energía a nuestro cuerpo y a nuestro sistema nervioso y cuando exhalamos nos relajamos. Este hecho tan simple, tiene aplicaciones prácticas que impactan tremendamente en nuestra vida cotidiana. Otro secreto de la respiración es que elimina hasta el 80 por ciento de las toxinas de nuestro cuerpo, dándonos la posibilidad de tener mayor vitalidad, energía y mejorar en muchos aspectos nuestra salud.

Pero el secreto mejor guardado de la respiración -ese que deberíamos enseñarle a nuestros niños desde que son pequeños y que desgraciadamente nunca nadie nos enseño a nosotros- es que a través de la respiración podemos controlar nuestras emociones y pensamientos. ¿Qué otra cosa podríamos querer más que tener una mente en paz, libre de estrés y de preocupaciones? ¿No es acaso esto lo que buscamos todos en la vida?  En realidad, este secreto tiene sus raíces en el hecho de que la respiración trae la mente al momento presente. No podemos respirar por ayer ni por mañana, sólo en el ahora es posible la respiración.

La mente, por su parte, está siempre oscilando entre el pasado y el futuro, entre “¿por qué hice, por qué dije?“ o “¿qué voy a hacer, será que si podré, si seré capaz?“ Esta oscilación permanente de la mente entre el pasado y el futuro es lo que llamamos comúnmente estrés. Las emociones negativas están totalmente ligadas a este fenómeno de la mente. Cuando la mente se va al pasado surgen, entre otras, la rabia, la culpa, la vergüenza y la melancolía y cuando la mente se va al futuro surgen el miedo, la angustia y las dudas, entre otras. Pero la respiración tiene el poder de traer devuelta a la mente al momento presente y de esta manera sirve para impactar positivamente las emociones y los pensamientos negativos.

Todas las emociones tienen un ritmo correspondiente en la respiración. Cuando estamos enamorados o felices respiramos largo y profundo, suspiramos. Cuando estamos tristes, cansados o enfermos, el ritmos es muy similar, respiramos con un énfasis en la exhalación. Cuando estamos enojados la respiración se agita, se hace más fuerte y entrecortada. Así como una emoción tiene un impacto en nuestro ritmo respiratorio, de la misma manera, ciertos ritmos respiratorios tienen un efecto muy benéfico sobre las emociones negativas. Esta es la verdadera magia de la respiración.

¿Cómo podemos beneficiarnos de estos secretos de la respiración? A través de técnicas muy sencillas pero muy poderosas llamadas Pranayamas. Esta palabra en sánscrito está compuesta por prana, que quiere decir energía vital, aquello que los chinos llaman chi, y yama que quiere decir conducir o albergar. Por lo tanto, un pranayama es una técnica de respiración que conduce el prana, la energía vital, hacia ciertas partes del cuerpo, beneficiando a todo el sistema nervioso. Estás técnicas elevan la energía  y le dan a la mente muchísimo foco y claridad, reduciendo instantáneamente los pensamientos y trayendo mucha relajación y tranquilidad.

Esta magia natural de la respiración, tiene un efecto benéfico, no sólo sobre los individuos, sino sobre todo un entorno social porque, una vez que la mente y las emociones experimentan un estado de ecuanimidad, las relaciones interpersonales cambian radicalmente. Las personas comienzan a sentir un mayor sentido de pertenencia tanto con las demás personas como por el medio ambiente. Esta es la razón por la que muchos practicantes de estas técnicas se involucran o crean proyectos sociales o ambientales, para ayudar a aquellos que más lo necesitan. Y es que la respiración tiene el poder de conectarnos con lo más profundo de nuestro ser, que es puro amor, silencio y paz y permite que todas estas virtudes se expresen en su más alta plenitud. cierre

Nota: Juan Carlos Losada es periodista y enseña yoga y meditación en la Fundación el Arte de Vivir. @Juankarloslos