Escrito por 

En portada Visitar Facebook, LinkedIn, Twitter, entre otras redes sociales, no sólo le permitirá ver fotos de sus amigos, postear sus ideas al mundo e interrelacionarse sin tener en cuenta las distancias territoriales, sino también acceder a créditos e inclusive encontrar financiación para proyectos creativos e innovadores. 

menredes

Hoy ya no se necesita tener una empresa familiar que lo respalde ni una larga historia crediticia de cumplimiento juicioso para poder acceder a un crédito. Desde los 18 años, se puede adquirir préstamos en la búsqueda de mejorar su calidad de vida y así incursionar en el mundo financiero con una entidad, que si bien no es un banco, por sus características, logra atrapar a los usuarios con atractivas tasas de interés muy por debajo del tope de la tasa de usura tradicional, que para los microcréditos se encuentra en el 50,1 por ciento.

La banca tradicional tiene un préstamo en esta modalidad de máximo 25 salarios mínimos ($14 millones en la actualidad), con altas tasas de interés, pues es un tipo de crédito que se considera de alto riesgo, al estar destinado a una porción de la población que tiene una limitada  capacidad de pago. No obstante, mientras para un banco es muy riesgoso prestar capital a usuarios con pocos ingresos, algunas compañías lo han visto como una oportunidad en el mercado financiero a corto plazo.

Préstamos + tasas bajas: el inicio de la vida crediticia

Una excelente oferta para quienes apenas empiezan a solicitar préstamos son entidades como Lenddo y Prestamigo, que hacen una propia hoja de ruta crediticia hecha a la medida del usuario. Si usted está entre los 20 y 30 años, lo han seleccionado como el público objetivo. Dan Gertsacov, CEO de Lenddo para las Américas, afirma que es el momento para “volver al crédito basado en la confianza”. Así “los millones de colombianos que entran a la clase media pueden recibir dineros para surtir su necesidad, no por ello debe existir el temor de una sociedad más endeudada, pues junto al crédito existe una educación financiera” ya que se ofrece una tasa de interés del 1, 99 por ciento.

Empresas como Lenddo también esperan responsabilidad de los usuarios. Con su enfoque ayudan en la inversión en educación, salud, remodelaciones del hogar o la consolidación de deudas. Muy popular la última porque implica que usted podrá pedir un préstamo para cumplir con sus obligaciones financieras, dejar de lado el dañino gota a gota y así aprender a mejorar sus finanzas personales.

“El modelo se basa en la honestidad y en la interacción de las redes sociales”, afirma esta empresa. Así los usuarios deben abrir una cuenta, demostrar que es empleado, y por tanto que tiene ingresos regulares y una cuenta bancaria, en la cual, la entidad pueda consignar la cifra solicitada. El rango de préstamo es de $500.000 a $5 millones, pero está supeditado a que a la cantidad de su salario, si gana $600.000, esa misma cifra será su monto más alto de crédito. Eso sí el plazo máximo de pago es un año y si hay incumplimientos, aunque el primer mecanismo es el diálogo, como cualquier entidad, buscará recuperar el dinero prestado. Con un mes de operación Lenddo cuenta con 6.000 miembros, 800 préstamos realizados y espera al finalizar el año haber desembolsado 1.000 créditos.

Tarek el Sherif, fundador y CEO de Prestamigo, cuenta que con estos modelos se busca “solventar ‘pequeñas’ necesidades de los clientes individuales, ya que los bancos tradicionalmente han enfocado sus esfuerzos en otorgar créditos por montos superiores y a más largo plazo”.  Una de las ventajas que tienen frente a otros mecanismos de financiación es que la gran mayoría de productos bancarios tienen montos y plazos establecidos y el cliente debe ajustarse a ellos. Con estas modalidades prevalece la cercanía con el usuario.

destacadoredessociales

Su prioridad es establecer una solución rápida y con un servicio al cliente sin filas, tiempos de espera, papeleos o burocracia. En este caso, los montos de préstamo son desde $10.000 hasta $350.000. Una vez el usuario se vuelve un asiduo cliente y hace una ‘hoja de vida crediticia’, el monto máximo de préstamo aumenta a $500.000. Se debe pagar por días en un plazo de 1 a 30 días y en una sola transacción. “Nosotros le comunicaremos al cliente el momento en el que su cupo de crédito sea ampliado y pueda aplicar a montos mayores”, afirma el CEO de Prestamigo que hasta el momento posee 2.000 aplicaciones y 250 créditos desembolsados.

“Estamos conscientes de la necesidad de los usuarios de ser más activos en su vida crediticia, que hay un gran número de personas interesadas en los servicios financieros y por eso debe haber más entidades que presten este servicio”, destaca Gertsacov.

En colectivo se invierte para proyectos innovadores

En Colombia entidades como Bancoldex y Colciencias han liderado la inversión para proyectos de innovación y actualmente, con la nueva apertura económica de Colombia, al tener 10 Tratados de Libre Comercio en vigencia, incluido Estados Unidos; dos suscritos, Unión Europea y Corea del Sur, y otros tantos en negociación, es hora de que los jóvenes lleven la batuta de proyectos diferentes y comercializables. Así, nacen apuestas como LaChévre en Colombia, que replican modelos ya establecidos en Latinoamérica como Ideame, que son ‘colectivos de financiación’, conocido en el mundo como crowdfunding.

“En Latinoamérica hay una inmensa cantidad de gente con ideas, proyectos, iniciativas que en su mayoría no pueden llevarse acabo por falta de financiamiento. Ideame es una comunidad on-line que apoya el talento latino”, dice Sebastián Uchitel, CEO.

Lo único que debe hacer el innovador es presentar una iniciativa junto con el objetivo económico a recaudar dentro de un plazo determinado. Así se busca que los usuarios se vuelvan los productores del proyecto y en cambio de eso el creador le otorgará  premios, recompensas o experiencias dependiendo del monto de su colaboración. Si el proyecto alcanza el objetivo económico dentro del plazo estipulado, el creador obtiene la financiación para realizar su proyecto, lo desarrolla y entrega las recompensas prometidas. En caso de no alcanzar su objetivo económico, se devuelve el dinero a quienes lo aportaron.

“Apuntamos a un público que tenga ganas de consumir entretenimiento de una manera diferente, siendo parte de la gestación de una idea, su desarrollo y ejecución”, dice Mariano Suárez Battán, ex CEO de Three Melons, un estudio de videojuegos argentino que fue adquirido por Disney.

En todo este proceso cambiante de créditos y de nuevas formas de adquirir dinero para generar empresas la creatividad de los jóvenes juega un papel primordial. Le dejamos algunos tips a la hora de buscar el “Crédito de sus sueños”. 

1. Aunque lo ideal sería tener un empleo para respaldar el crédito, lo más importante es tener una idea consolidada para aplicar a un “apoyo colectivo”. 

2. Tenga una cuenta de ahorros. Allí podrá depositar el dinero que requiera y así no corre el riesgo de que se lo depositen a un conocido y depronto tenga algún “lío” a futuro. 

3. Sea un usuario activo en redes sociales como Facebook, LinkedIn y Twitter. 

4. Saque una línea propia de celular. Esto le ayudará a tener vida crediticia activa. 

5. Tenga presente cuáles personas cercanas a usted pueden recomendarlo para un crédito.

6. Si va a tratar de lanzar un proyecto personal, como un viaje, o empresarial tenga claras sus metas a corto y largo plazo para no “pintar pajaritos en el aire” y ser realista con los resultados. Así no se endeudará más de lo debido.cierre