Escrito por 

 

En portada Dicen que el dinero no lo es todo, pero casi. Son muy pocas las cosas que en la vida pueden ser disfrutadas sin la necesidad de gastar aunque sea unos pocos pesos. Hablamos con un economista que nos dio algunos tips de ahorro que lo ayudarán a mejorar su situación financiera y su bolsillo. 

En un país como Colombia, en el que son más los que trabajan por necesidad que por gusto y  muchos los que al no conseguir un buen empleo terminan desempeñando una actividad que no les apasiona y por la que les pagan apenas lo mínimo para mantenerse, es difícil pensar en el ahorro, en hacer planes y proyectos a corto, mediano y largo plazo teniendo la seguridad de que la situación financiera lo permitirá. 

Lo que se debe hacer a la hora manejar el dinero es jugar a lo que todos nos gustaba cuando niños, hay que jugar a ser magos: el truco no es entonces aparecer dinero, es hacerlo rendir adecuadamente.

Para acercarnos a este tema aparentemente tan complicado, Óscar Alfonso, un economista que entendiende el contexto colombiano y la situación por la cual pasan las personas cuando quieren ahorrar, nos dio algunas pautas que le serán muy útiles a los que empiezan a  ahorrar, o a los que quieran mejorar sus hábitos de ahorro.

Antes de comenzar, es importante tener en cuenta una frase de Alfonso que es útil para entender el sentido del ahorro en la vida: “no hay trasteos al cementerio”. Esto ejemplifica uno de los errores más frecuentes que tiene un mal ahorrador, alguien que acumula dinero durante toda su vida, pero nunca lo disfruta. “Los ricos no son ricos porque ahorran”, asegura Alfonso. El buen ahorrador es ese que lo hace con un propósito, que sabe que el dinero vale realmente en cuanto puede ser intercambiado por bienes y servicios, como un lugar para vivir o un viaje. 

 

Ahora bien, bajo la premisa que el dinero debe ser disfrutado en vida, es hora de saber de qué manera se puede ahorrar, no para acumular dinero sin ningún sentido, sino para poder cumplir todos esos sueños y hacer todo aquello que alguna vez quisimos. 

Tips de ahorro… 

 

1. Racione el consumo presente, es decir, no se endeude. Actualmente los bancos ofrecen a los jóvenes varios tipos de tarjetas de crédito que aparentemente se ajustan a toda clase de situaciones y necesidades. Aunque las credit cards le dan la oportunidad de adquirir productos y servicios y pagarlos a cuotas, las tasas de interés son tan altas que las personas terminan pagando mucho más dinero de lo que piensan. Súmele a eso la cuota de manejo mensual. Desde ahí, su bolsillo empieza a perder volumen. Sin embargo, piense que si va a sacar un crédito es porque el dinero que va a invertir le generará la suficiente ganancia para amortiguar esos “duros” intereses.
 
Al respecto, Alfonso asegura que en los casos en los que se necesita un dinero con el que no se cuenta la última opción debe ser pedir un préstamo en un banco. “No se necesita tener un banco, se necesita tener amigos, personas que le puedan cubrir la espalda en momentos de iliquidez”, dice. 
 
2. Formule un proyecto. La pregunta que se debe hacer es ¿para qué voy a ahorrar? Así evitará caer en el error ya señalado anteriormente de acumular dinero por años y llegar a la vejez con mucho dinero pero sin las facilidades físicas y/o mentales para disfrutarlo.
 
Cuando tenga la respuesta, fije prioridades. Tenga claro para qué es más importante ahorrar en cada momento. ¿Para la universidad, para un viaje, para la rumba? De esta manera sabrá también qué tanto debe ahorrar; no es lo mismo ahorrar para un viaje a Medellín, que para uno a Buenos Aires, o ahorrar para comprar un televisor, que para comprar un apartamento.

 

3. Mire dónde deposita su dinero. Actualmente existen muchas entidades y personas que ofrecen guardar sus ahorros brindándole una ganancia que, en algunas ocasiones, puede ser exagerada y en otras, nula. Tenga presente el caso DMG para estar completamente seguro de que nadie regala el dinero. Dude de todos aquellos que le dicen que conseguirá aumentar mágicamente su fortuna sin necesidad de mover un dedo.
 
Actualmente existe un esquema multifondo de pensiones y cesantías que le permite guardar su dinero ganando unas tasas de interés que varían dependiendo del tipo de riesgo que usted asuma. Esto nos lleva al siguiente tip.
 
4. Al elegir en qué tipo de fondo quiere ahorrar, identifique qué tipo de persona es usted y cuales son sus riesgos: Si usted quiere ganar mucho dinero con los intereses puede entrar a un fondo de riesgo alto. Pero ojo, este tipo de fondo es recomendado para personas que no cuentan con el dinero que depositan allí, es decir, que si pierden dicho dinero esa situación no va a afectar su vida drásticamente. Quien ahorra en los fondos de riesgo medio ganará pocos intereses con su dinero allí, pero tendrá sus ahorros más seguros. Los fondos de ahorro de riesgo bajo son para todas aquellas personas que quieren tener su dinero completamente asegurado. Ganarán muy pocos intereses, pero sus ahorros no irán a ningún lado.
 
5. No  meta todos los huevos en la misma canasta. Ahorre en diferentes lugares: en un banco, debajo del colchón. Nunca se sabe que método de ahorro puede fallar: que un colapso en el sistema financiero o un ladrón husmeando debajo de su colchón no lo dejen sin un centavo.
 

 

Y recuerde que administrar el dinero se parece un poco a jugar Monopolio, pues no gana el que más dinero tiene en sus arcas, sino aquel  que más propiedades ha adquirido y mejor lo distribuyó.