Los mejores disfraces del Jet Set

Escrito por 

En Portada Es Halloween y las grandes personalidades de Colombia no pueden dejar pasar por alto tan importante fecha. Como sus múltiples ocupaciones no les dejan tiempo para pensar en cómo disfrazarse, estas son algunas sugerencias que pueden serles de gran utilidad.

Desde que Angelino Garzón proclamó que él viajaba en primera clase porque no podía hacerlo como cualquier zarrapastroso, se ha convertido en todo un símbolo del savoir vivre. Por ese motivo le caería de perlas un disfraz de Carlo Ponti, de Luca Cordero di Montezemolo, de Massimo Moratti o de Giorgio Armani.

Al procurador Alejandro Ordóñez le sugerimos un disfraz de ángel exterminador para que le pueda dar rienda suelta a su fanatismo religioso y su amor por las soluciones drásticas para castigar a quienes no siguen sus preceptos.

Nadie más apropiado que Iván Márquez para disfrazarse de Pinocho. Para afirmar públicamente en una mesa de negociación que las Farc no secuestran, no trafican con droga y no han afectado jamás a la población civil se necesita no sólo una gran capacidad para mentir sino también tener cuerpo, corazón y cerebro de madera.

Al senador Eduardo Merlano le sentaría de perlas un disfraz de libro, más exactamente de compendio de Quién es quien, para que todo el mundo sepa quién es él, aun cuando lo sorprendan las autoridades manejando borracho.

Juan Manuel Corzo, también honorable senador, podría disfrazarse de afilador de cuchillos, comprador de botella y papel o de reparador de ollas express para que pueda circular por la ciudad con un vehículo que no necesite gasolina para desplazarse.

El actual ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas se vería muy apropiado con un disfraz de bufón, ya que en su época de ministro de Minas les aseguró a los mineros canadienses que les iba a nombrar un viceministro de minas títere que los haría muy felices y dichosos.

A la Contralora Sandra Morelli le sentaría muy bien un traje de Mujer Maravilla, por su coraje y valor para enfrentarse a los intereses de las multinacionales de la minería y los hidrocarburos.

Por su parte, Valerie Domínguez podría disfrazarse de Cenicienta, ya que, contra todos los pronósticos, su pesadillezca historia de terror tuvo para ella un final feliz y, en últimas, resultó ser un bonito cuento de hadas.

A Juan Manuel Santos le luciría mucho un disfraz de Nelson Mandela o de Mahatma Gandhi. Al fin y al cabo, soñar no cuesta nada.

Luis Carlos Restrepo, si decide regresar de la guarida donde se esconde, podría ser la delicia de grandes y chicos disfrazado de oso de circo.

A Noemí Sanín le recomendamos que se disfrace de culebrera, un muy bonito homenaje a sus hazañas al frente del club Los Millonarios, como la fallida promesa de devolver dos estrellas y el recordadísimo 8 a 0 ante Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu.

Por último, Álvaro Uribe Vélez podría disfrazarse de Pájaro Loco, para rendirle tributo a su enfermiza obsesión por el Twitter.

Nota: Eduardo Arias fue editor de cultura en la revista Semana y es colaborador de la revista SoHo, entre otros medios. Es coautor del Diccionario de la Ch y la Guía del buen estudiante vago. @Ariasvilla y también puede encontrar su página Web en Ariasytroller.com