Entrevista al estilo Tuppersex

Escrito por 
  • Fotografía: Diana Prada

La entrada por el centro comercial Aquarium, un establecimiento ochentero lleno de almacenes de ropa que parece de otra época y con un aire vintage, me hace sentir como en la dimensión desconocida.

 

*

Subo las escaleras eléctricas y con la fotógrafa sonreímos como nerviosas y atentas a lo que nos espera…una mezcla de conocimientos, una clase magistral llena de tabúes y de preguntas.

Elizabeth Álvarez me espera en la entrada de su consultorio. La misma voz dulce que escuché por teléfono. Rubia y de ojos azules, alegre pero a la vez seria, sobretodo para referirse a su trabajo. Es sicóloga especializada en sexología desde hace siete años. Ha ayudado a muchas parejas a superar sus problemas y en el 2006 innovó en el país con el negocio de tuppersex. Sus clientes llenos de dudas le contaron sobre estas reuniones en España y ella decidió montar su propia página Web para ofrecer sus servicios.

El tuppersex ha sido una práctica que se esparció por otros países como Francia, Bélgica, Alemania y España. Un lugar en internet muy famoso en el mundo acerca del tuppersex es La Maleta Roja fundado en el 2006 por Dina Hornecke, pionera de estas reuniones en España. Ahora tienen un grupo de 400 asesoras con presencia en Portugal, Italia y Uruguay. “Un trabajo extremadamente comunicativo y muy divertido”, afirma Hornecke. 

En Colombia la acogida también ha ido creciendo. A Elizabeth, por ejemplo, varias mujeres la contratan para despedidas de solteras, cumpleaños, reuniones casuales, en fin para pasar un buen rato con sus amigas, reírse más de la cuenta y sorprender a sus parejas con secretos. Los hombres también contactan sus servicios y se nutren de todo este conocimiento, pero en estos casos no asiste sola. “Peligra la vida del artista”, dice entre risas. La acompaña una asistente. “En la reunión tuppersex se le muestra a las personas todos los objetos que en un sex shop están, pero que allí no les cuentan bien cómo funcionan o para qué son. Además que las personas que atienden los intimidan porque son mujeres burdas o hombres morbosos”. Y es que en realidad Elizabeth con su dulzura, conocimientos y naturalidad hace que la persona se desinhiba para hablar, tocar y conocer desde un consolador ultra con “todos los juguetes” hasta una vagina artificial.

**

 
  La maletica rosada que simula inocencia es lo primero que veo en el piso. Ansiosamente, veo como Elizabeth la destapa y como un niño esperando un regalo, y sin entender muy bien qué clase de cosas pueden salir de la maleta tuppersex, espero. Como era de imaginarse una mezcla colorida de objetos se riegan por el piso. Nos acercamos a tomar fotos, mientras que Elizabeth habla pacientemente sobre cada uno de estos.    
         
 

En las reuniones de tuppersex ocurre lo mismo. Desde mujeres muy jóvenes hasta mayores encuentran fascinación en los objetos que animan y le dan un sentido distinto a sus encuentros sexuales. Elizabeth comienza por preguntarles sobre fantasías en la cama para que se desinhiban y después empiecen a conocer los productos. Sin duda, una reunión de este tipo puede desplazar la idea de ir a un striptease y sobre todo los “hombres quedan felices y agradecidos” con sus novias y esposas. En tres horas se da una completa y divertida clase entre copas, comida y bromas.

“Mira esto es lo último, lo último, te voy a mostrar que es”, dice aumentando nuestra inquietud. De esta forma el primer objeto que me muestra es una replica exacta de un pene que dice es muy estimulante porque hace que las fantasías de la mujer se despierten más fácil por su forma y dimensiones. Los tamaños, colores  formas y texturas de los consoladores y vibradores aumentan. Algunos son de gel – y se pueden utilizar en el agua- unos en forma de bala –para las principiantes- y otros más gruesos, más pequeños, más grandes, más rápidos, más lentos. Van desde dedales con formas hasta consoladores anales. Muchos objetos no son lo último como ella augura, pero otros sí. “Lo más novedoso son los juegos sexuales en parejas. La masturbación para ambos, ya que hacerlo sólo está pasando a un segundo plano. Hoy en día muchas personas tienen menos tabúes con los juegos sexuales.”

Le pregunto si se encuentra con mucha mojigatería y responde que la ha sorprendido que con las mujeres mayores, en las que pensaba encontrar una mayor prevención, ocurre todo lo contrario. “Son las que me dan cátedra”.

Los precios de los productos que muestra varían, pero las principiantes pueden encontrar unos más económicos y pequeños, ya que la recomendación de Elizabeth es comenzar con consoladores o vibradores pequeños como los clitoriales o las balas a las que se les puede dar distintas texturas con forros especiales y se les nivela la intensidad con un control. “Estas son las más vendidas porque son portables, pequeñas, baratas y placenteras”. El otro de sus “productos estrellas” son los anillos para los penes que contienen un pequeño vibrador para el clítoris. Con una batería extensa sirven para que el hombre y la mujer tengan un orgasmo simultáneo.

“Si lo que quiere es tener una sensación de orgasmo se recomienda este. Hace de todo” El sonido más intenso comienza a invadir el consultorio. Es un aparato azul que se mueve desde la punta, mientras que un delfín -que está en la mitad- empieza a “saltar” para  estimular el clítoris y en la parte intermedia unas bolas que simulan las rigurosidades buscan el punto G en una variedad e intensidad de movimientos que quien lo usa puede ir controlando. “Le falta es hablar y decir te amo” dice entre carcajadas. Realmente es lo último. En su stock solo le queda la muestra, todos los otros se los llevaron.

Frente a estas imitaciones de los penes surge la pregunta cliché, pero inevitable ante esta experta ¿El tamaño importa?

-Depende si hay más de diez centímetros funciona, pero tiene que ver con el gusto femenino. Asimismo, hay hombres que se sienten mejor con una vagina en forma de flor y otros con una más estrecha. Para esto hay cremas que contraen la vagina o en el caso del hombre unas extensiones para penes que se ponen como condones y simulan un pene más largo.

La simulación de animales en los juguetes sexuales para estimular a la mujer también es muy usual. Tiernos conejitos rosaditos en perfecta disposición para iniciar una carrera que estimule el clítoris con un control remoto, un delfín que se alterna con un consolador para estimular todos los puntos inimaginables de la vagina–desde el G hasta el C (cerebro)- y una mariposa que a través de una red se ubica en las caderas de la mujer y se pone frente a la vagina para comenzar a “volar” y dar placer.

“También tenemos estas bolitas chinas que son para mujeres pero con animaciones masculinas. Me he enterado que muchas chicas las llevan en sus vaginas mientras se van de rumba y con el movimiento se ponen más contentas”. Nos muestra varias con figurines de fútbol o de béisbol.  

***

destacadosex

Por un momento todo el frenesí de explicaciones se detiene. No hemos hablado aún de los hombres quienes también encuentran placer con los juguetes femeninos, pero no es lo único. Para ellos hay replicas casi exactas de las vaginas con un interior suave que imita la piel y que al aplicar un lubricante se ha convertido en toda una fantasía para el hombre contemporáneo. Su similitud me aterra. Lo (¿o será la?) suelto.

“Las muñecas para los hombres son cada mes más bonitas e idénticas a una mujer”. En este punto pregunto qué tanto se hicieron estos juguetes para distanciar o acercar las parejas.  “Lo importante es disfrutarlos juntos, hacerlos parte dinámica de las relaciones íntimas”, dice Elizabeth con su risita tranquila. Mientras tanto pone en mi mano una sustancia viscosa con olores a sandias, manzanas, cítricos. “Tenemos distintos lubricantes para las mujeres con dificultad de lubricación o para el sexo anal. Incluso, unos condones y un líquido con algo de anestesia que ayuda a la expansión del ano sin tanto dolor”.

Para el sexo oral también tiene una especie de crema con sabor para las mujeres a quienes les molesta mucho hacerlo. Luego, esparce en la sala un olor raro, desgastado y simplón, algo molesto. Son feromonas para los que quieren incitar una mayor atracción del sexo opuesto.

Por último, los juegos: cartas con poses, dados con órdenes, parqués para orgias y los típicos disfraces, angelicales o demoníacos, que ayudan a que muchos encuentren en el sexo más que un encuentro y aprendan a divertirse a través del juego en la cama.

En fin, frontal, anal, oral, Elizabeth tiene objetos que cubren todas las áreas. Se despide y al irnos nos deja sus tarjetas, los productos por supuesto a la orden, así como sus divertidas reuniones que dejan abierta la puerta siempre a nuevas sensaciones.

www.tuppersexcolombia.com

 
     
 

                           

 

 

 


Es una de las nuevas tendencias mundiales que comenzó con tiendas como Other Nature en Alemania, una sex shop donde venden preservativos y vibradores ecológicos, prendas eróticas con cuero sintético, esposas de materiales reciclados y lubricantes orgánicos hechos de productos como cáñamo y a base de agua. En Earth Erotics usted puede conseguir  productos de este tipo por internet, como por ejemplo los preservativos veganos –hechos con una cuota de cacao en polvo de marcas como la francesa Carta- y producidos en plantaciones de caucho sostenibles.

En realidad este nuevo mercado se ha preocupado por generar productos no tóxicos e hipoalergénicos fabricados bajo condiciones sostenibles y con materiales que sean biodegradables. Es sexo sostenible, pero también preocupado porque estos juguetes duren más y no causen problemas de salud en quienes los usan, ya que se ha demostrado que algunos juguetes, por ejemplo chinos, contienen químicos tóxicos como ftalatos. Estos artículos además de ser ecológicos tienen una importante cuota de diseño que harán más divertido el momento.